Vídeo: Ghosts of the Thistlegorm – Le fantôme du Thistlegorm


El S.S. Thistlegorm fue un buque hundido en el Mar Rojo, y su pecio, es probablemente una de las inmersiones más realizadas y una de las más bellas. Está “de pie” sobre el fondo y localizado en 27° 49′ 03″ N, 33° 55′ 14″E, al Noreste de Shag Rock, Sha’ab Ali, a una jornada de barco desde Sharm el Sheik o Hurghada a una profundidad mínima de 10 metros y máxima de 32.

Fue construido por Joseph Thompson & Sons en Sunderland, Glasgow en 1940 siendo utilizado como carguero por la armada Británica en la Segunda Guerra Mundial. Con todo el mediterráneo ocupado por las fuerza alemanas, el camino más seguro para entregar los suministros a su ejército era bordear África y subir por el Mar Rojo. El 6 de octubre de 1941 se dirigía hacia el Canal de Suez pero en su camino fue interceptado por 2 bombarderos alemanes que, probablemente, buscaban al Queen Mary que llevaba tropas británicas al Norte de África. Todo debió ser bastante rápido, 2 bombas entraron por el puente e hicieron estallar un polvorín de munición, provocando el rápido hundimiento del barco. Sólo 9 de los 48 tripulantes que llevaba el barco perdieron la vida.

Impresionante submarino de 143 años de antiguedad

Submarino FlachSorprende al menos que el primer submarino construido en Hispanoamérica y quinto en mundo y que esté a solo 50 metros, aún no se hubiese encontrado. Sorprende no menos que la propulsión fuese humana y que los músculos de la tripulación hiciesen navegar este barco de 40 pies a 2 ó 3 nudos.
Sorprende también que para la búsqueda, Juan Enrique Benitez utilizase un medium…
http://www.cdnn.info/news/article/a061220.html
http://www.youtube.com/watch?v=_2ORcIemGrA
http://www.bentos.cl/archivos/SubmarinoFlach1.pdf

Tras la sombra de un submarino

tras_la_sombra_de_un_submarinoRelato verídico de la impactante aventura de dos buzos, John Chatterton y Richie Kohler, para quienes bucear en las profundidades en busca de barcos naufragados es mucho más que un deporte. Sin embargo, en el otoño de 1991, ni siquiera estos valientes buzos estaban preparados para lo que encontrarían a 70 metros de profundidad, en las heladas aguas del Atlántico, a casi 100 kilómetros de la costa de Nueva Jersey un submarino alemán de la segunda guerra, con un macabro paisaje de metales retorcidos, cables enmarañados y huesos humanos, todo enterrado entre sedimentos acumulados durante décadas. Ningún historiador, ningún experto ni ningún gobierno tenían alguna pista sobre el submarino. De hecho, todos los documentos oficiales aseguraban que no era posible que hubiera un submarino alemán hundido con su tripulación en ese sitio.

Calificación personal: star_onstar_onstar_onstar_onstar_half
Continue reading