Hasta las pesadillas pueden ser bellas

Imagen: WetPixel

Ésta es una de esas imágenes que puede resultar engañosa en un primer vistazo. Muchos habréis fijado vuestra atención en el pez payaso de la fotografía sin reparar en el inquilino en el interior de su boca. Fíjate otra vez. No, no es su lengua. Se trata de un crustáceo llamado Cymothoa exiguaque parasita a sus vícitmas y sustituye su lengua.

Este crustáceo isópodo es el único parásito conocido que sustituye por completo un órgano de su huésped. Al principio solo bebe la sangre de la lengua pero después ésta se atrofia y el parásito suple su ausencia sin que el pez sufra mayores consecuencias (se alimenta de su sangre y mucosas, no de lo que el pez come). Circulan un montón de imágenes escalofriantes de este bichito por la red, pero en ésta los dos (parásito y huésped) han salido bien guapetones. Lo vio Carl Zimmer (The Loom) en un concurso de fotografía de WetPixel.

Vía: Fogonazos
Vía: The Loom

Compartir, enviar, etc...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *