Cabo de Gata-Níjar: Protección exhaustiva para un litoral único y privilegiado

El Punta Polacra espera en torno a las 10:30 horas de la mañana en el puerto de Carboneras. Cuando enciende los motores inicia su ritual viaje, seguida de otra embarcación más pequeña de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Tiene la misión muy clara, lleva ya muchos días realizándola. Esta embarcación de 19 metros de eslora recorre toda la costa del Parque Natural Cabo de Gata,realizando tareas de seguimiento, gestión e información del valioso litoral almeriense.

Los fondos marinos del Parque, que se extienden hasta una milla desde la costa, guardan entre las extensas praderas de Posidonia oceánica más de 1.400 especies, muchas de las que pueden descubrirse a lo largo de las numerosas formaciones como cuevas, paredes y afloramientos magmáticos volcánicos que dan cobijo a cientos de crustáceos, moluscos y peces y que se pueden ver con facilidad gracias a la claridad de sus aguas, de hasta veinte metros de profundidad.

La riqueza y diversidad biológica del Cabo de Gata exige, por tanto una conservación excepcional y un exhaustivo control del cumplimiento de las normas.

En estas aguas, hay entornos de especial protección donde está prohibido fondear, realizar cualquier tipo de pesca o bucear sin una autorización previa. Sin embargo, todavía hay muchos que, según los responsables de Medio Ambiente “incumplen estos requisitos, no por mala voluntad, sino porque, en muchos de los casos, son turistas que vienen de zonas en las que este tipo de actividades si están permitidas”. Esto obliga a que todos los días el Posidonia salga por estas aguas para vigilar este tipo de actividades, que son más comunes en los meses de verano. Sin embargo, según los mismos técnicos de la Delegación, “en cuanto les informamos de estas prohibiciones se dan cuenta del alto valor del Cabo de Gata y colaboran con nosotros sin poner ningún tipo de oposición”.

Los técnicos de Medio Ambiente comparten estas funciones con los de la Empresa de Gestión Medioambiental y además de estas albores de control y seguimiento, se encargan de limpiar las calas y fondos marinos. El año pasado, por ejemplo, las treinta personas que realizan esta labor, recogieron 123 toneladas de residuos sólidos urbanos y 7 mil bolsas de basura.

Este cuidado y mimo, con el que la Consejería de Medio Ambiente ha permitido que el litoral almeriense sea único y privilegiado, por contar con las siete especies de llos Catálogos Nacional y Andaluz de Especies Amenazadas: lapa ferrugosina, vermétido, coral anaranjado, erizo de púas largas, caracola, bocina, estrella de capitán pequeña y la nacra, que llenan las 12 mil hectáreas marinas con las que cuenta el parque natural.

Conservar, difundir y fomentar que todos los visitantes disfruten de este particular tesoro que tenemos bajo las aguas de Cabo de Gata, es un objetivo prioritario para la Junta de Andalucía; de ahí, que desde la Consejería de Medio Ambiente se ponga en marcha durante el verano un plan de vigilancia y mantenimiento del litoral con el que se refuerza, aún más, las tareas que en este mismo sentido se realizan durante el resto del año.

Fuente: elalmeria.es [09/07/2009]

Compartir, enviar, etc...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *