El Algarve, en arrecife natural o artificial, un destino magnífico para disfrutar del buceo

La costa del sur de Portugal se ha confirmado como un lugar de referencia para amantes del buceo de todo el mundo. Su proyecto ‘Ocean Revival’ ofrece una experiencia única de turismo subacuático, gracias a la creación de un arrecife artificial compuesto por una flota de cuatro navíos de la Marina portuguesa hundidos, a pocos metros unos de los otros, a tres millas de Portimão.

En pleno Algarve, a 3 millas de Portimão, está abierto a buceadores de todos los niveles y cuenta con las máximas garantías de seguridad, además de proteger la biodiversidad y el medio ambiente. Este parque submarino reúne todas las condiciones para la proliferación de la vida marina, garantizando la protección de la biodiversidad.

Su localización ha sido cuidadosamente escogida. Esta zona reúne unas excelentes condiciones para la práctica del submarinismo: buen tiempo durante 300 días al año, aguas tranquilas y seguras con una agradable temperatura de entre 14 y 22 grados centígrados, y buenos accesos e infraestructuras adecuadas para la práctica de este deporte.

Los barcos, que están en constante evolución, son cuatro. Antes de su inmersión, las embarcaciones fueron despojadas de cualquier material nocivo para el medio ambiente o peligroso para los submarinistas, garantizando así una experiencia plenamente segura. Permiten distintos itinerarios, desde los más sencillos hasta otras opciones más complejas que atraen a buceadores de cualquier nivel. Cabe destacar también la proximidad de otros puntos de interés, como naufragios del siglo XVIII o de la Primera y Segunda Guerra Mundial, arrecifes y paredes naturales, así como otras rutas subacuáticas en la región.

‘Ocean Revival’ se suma al ya de por sí amplio patrimonio submarino de Algarve, ya que esta región suma una larga historia de naufragios, entre los que destacan el Torvore, Wilhelm Krag y Nordsoen, tres de los cuatro barcos hundidos por el submarino U35 durante la Primera Guerra Mundial; el bombardero B24 Liberator, que se estrelló en las aguas de Faro, y el Empire Warrior, hundido por la Luftwaffe en Vila Real, ambos durante la Segunda Guerra Mundial, y el Océan, hundido durante la Batalla de Lagos entre británicos y franceses en 1759

Gracias a las buenas condiciones del mar en esta región se pueden hacer inmersiones durante prácticamente todo el año, siendo el otoño y la primavera las dos estaciones en las que las aguas están más tranquilas y las temperaturas son más agradables. Incluso cuando las condiciones de visibilidad son más limitadas, en estas aguas se pueden observar especies de lo más diversas. Los fondos están llenos de hermosos corales, esponjas, anémonas y babosas de mar, sobre los que nadan doradas y lubinas, pargos, besugos, morenas, salmonetes, pulpos, sepias y caballitos de mar, entre muchas otras especies. Para garantizar la máxima seguridad de los aficionados al buceo, el Hospital de Portimão cuenta con una cámara hiperbárica a disposición de la comunidad que permite actuar con eficacia ante eventuales situaciones de emergencia.

Fuente: 20minutos

Compartir, enviar, etc...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *