Rescatado con vida del interior de un barco hundido a 30 metros

Tras permanecer 60 horas a treinta metros de profundidad fue rescatado con una campana cerrada

Buceador atendido en una cámara hiperbárica

Como si de una película se tratase, el hundimiento el pasado 25 de mayo en el Golfo de Guinea del remolcador “Jasón 4” mientras remolcaba a un petrolero ruso, ha dado lugar a una historia digna del mejor de los filmes de Hollywood. Uno de los tripulantes consiguió ser rescatado con vida, cuando el remolcador yacía boca a bajo a 30 metros de profundidad, tras pasar 60 horas sumergido… sin duda una hazaña tanto para los buceadores que obraron el milagro, como para el cocinero Harrison que ha vuelto a ver a su mujer.

El argentino Iván Parvanoff (Mendoza, Argentina 1986) fue uno de los buceadores que obraron la hazaña. Enrolado en el buque de buceo ,as próximo que operaba en el Golfo de Guinea, en un pozo petrolífero nigeriano, recibieron la llamada de emergencia en la madrugada del 25 de mayo, y tras 20 horas de navegación se presentaron en el punto del hundimiento para tratar de obrar el milagro, rescatar con vida a alguno de los 12 tripulantes del “Jasón 4”.

Tras varias inmersiones con botellas de buceo, y ante el riesgo de enfermedad descompresiva para los supervivientes en caso de una evacuación desde los 30 metros, comenzaron a realizar buceo con campana de saturación. Tras numerosas búsquedas, recuperaron 10 cadáveres, cuando las esperanzas eran mínimas, entre la cocina y un baño, se obró el milagro, Harrison, el cocinero, permanecía con el agua hasta la cintura, amarrado a cinco chalecos salvavidas para evitar ahogarse si se quedaba dormido.Tras explicarle que no corría peligro, y que iba a ser introducido en una campana de saturación, se le colocó un casco de buceo, y pudo entrar en la campana cerrada de buceo, junto a sus rescatadores. Una vez en el exterior y tras tres días de aclimatación a la presión atmosférica de superficie, volvió a ver la luz del sol, emocionado prometió ver a su mujer de inmediato.

La experiencia de Harrison

El valiente náufrago, fue capaz de guardar la calma, y además de colocarse los chalecos salvavidas, realizó hasta al menos siete salidas de su bolsa de aire para tratar de encontrar con vida a alguno de sus compañeros en el interior del barco. Cuando vió que no tuvieron su suerte, construyó un péndulo con un cabo y un ventilador, amarrados a una barra ubicada encima de su cabeza, para golpear periódicamente el casco con el ánimo de que le oyesen y procediesen a su rescate, lo que le mantuvo despierto y animado, con esa esperanza.En declaraciones al diario argentino La Nación, Iván Parvanoff ha declarado que La parte mala, fue la presión de todos estos días, sabiendo que esta tragedia se podría haber evitado y el hecho de que se haya cobrado vidas, teniendo que trasladar cadáveres a bordo en la cubierta y con un resultado final trágico”, se lamenta, al mismo tiempo que afirma “La parte buena es la satisfacción de que valió la pena todo el esfuerzo que hicimos mis compañeros y yo mezclando los conocimientos sobre estas técnicas de buceo y las tecnologías, para traer de vuelta a un tripulante, que nos emocionó con sus historias de supervivencia en un lugar oscuro y hostil y que hoy está bien, junto a su familia, y que aunuqe trágico, hay 10 familias que pueden despedirse de sus seres queridos”.

Fuente: bajoelagua

Compartir, enviar, etc...

One comment on “Rescatado con vida del interior de un barco hundido a 30 metros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *