Los animales del Aquarium que no encuentren sitio en otros acuarios serán sacrificados

La fecha límite del Aquarium de Roquetas para cerrar es el 18 de febrero, para entonces se habrán acumulado dos recibos de luz y los animales deben estar fuera, antes de correr el riesgo del corte de suministro, que paralizaría las máquinas y sistemas de filtrado con efectos dramáticos para sus inquilinos.

El director del centro, Enrique Fernández, aseguraba ayer que ya se ha iniciado el proceso para localizar un nuevo hogar para los animales, algo que no será fácil ya que aunque haya acuarios con sitio, los gastos del dispositivo de transporte superan incluso el valor de los animales.

En principio se espera poder contactar con un centro de gran tamaño como el de Lisboa o Valencia, que esté dispuesto a librar una partida económica para poner en marcha una operación de evacuación de gran envergadura. El transporte se realiza en grandes camiones cubiertos por lona y con grandes contenedores de agua con suficiente entrada de oxígeno para garantizar la supervivencia del animal. Se trata de un proceso muy delicado, que en el caso de algunas especies como los tiburones, requiere la renovación del agua cada cierto tiempo. «Son operaciones muy costosas, por eso no se puede cobrar por los animales, el transporte de un tiburón, por ejemplo, puede costar más que el propio tiburón», explicaba Fernández.

Pero lo más duro será el sacrificio de los animales que no encuentren salida en otros acuarios. Los protocolos establecidos para este tipo de instalaciones dictan que no se pueden devolver al mar, ya que se trata de especies que han estado en contacto con el ser humano y que incluso pueden ser fuente de transmisión de enfermedades para sus congéneres en libertad.

Salvo que haya una instalación dispuesta a hacerse cargo de todos los animales y ponga en marcha un dispositivo sin precedentes para evacuar a los cerca de 1.000 ejemplares de que dispone el centro, la muerte es lo que espera a buena parte de las especies acogidas en el Aquarium de Roquetas según se ha asegurado a IDEAL.

Fuente: ideal.es

El Gobierno autoriza a 32 barcos a pescar en la reserva de Cabo de Gata-Níjar

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha autorizado a 32 barcos a faenar con artes menores en aguas de la reserva marina de Cabo de Gata-Níjar (Almería) hasta el 31 de diciembre de 2014, según publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE).
En una resolución, la Secretaría de Pesca del Ministerio ha actualizado el censo de los barcos profesionales con derecho pesca en dicha reserva marina, de los que 16 tienen puerto base en el término municipal de Almería y otros 16 en Carboneras.
Las embarcaciones incluidas en listas anteriores de la reserva y que no estén en activo en estos momentos en el censo de la flota pesquera operativa podrán ser autorizadas a faenar, a petición del armador, una vez que sean “reactivadas”, según la regulación.
También establece que al barco que no ejerza la pesca en el ámbito de la reserva marina durante un período de un año sin justificar se le podrá dar de baja en el censo.

Fuente: Ideal.es