Helios – Vapor hundido en Almerimar (El Ejido, Almería)

El 14 de febrero de 1891, el vapor “Helios” embarrancaba frente al actual Almerimar. La “Crónica Meridional” del día 18 informaba del suceso:

EL NAUFRAGIO DEL “HELIOS”.
 

…Atentamente invitado por el gerente de la casa armadora del vapor Numancia, nuestro amigo D. Joaquín Acuña, pasé a bordo de dicho buque que zarpó anteanoche de ese puerto con rumbo a este golfo, en el que fondeamos en la madrugada de ayer, después de una travesía algo penosa por efecto de la gruesa marejada del SE reinante.

El Numancia dio remolque a la magnífica balandra Joaquina, propiedad del Sr. Ortuño y ambos se atracaron a los costados del Helios con el fin de proceder al salvamento de su carga.

El “Helios”
Es este un hermoso buque de 1.249 toneladas de registro, de la matricula de Hull (Inglaterra) propiedad de los Sres. H. Brig. Sons y Compañía, de aquella plaza…
La cámara de popa es espaciosa y elegante, construida de excelentes maderas y aderezada confortablemente. Es un buque completamente nuevo, resistente y de vapor. Costó según mis noticias, más de dos millones a sus armadores. Está tripulado por treinta expertos marinos, bajo el mando del Capitán Thomas J. Jonhsone que es un hombre normal y cuya fisonomía no revela inteligencia superior, el cual a pesar de sus treinta años de navegación, sin que le haya ocurrido otro percance igual, ha demostrado en esta ocasión no conocer muy prácticamente nuestra costa, pues si bien en las cartas marítimas no figuran los bajos de piedra en que ha encallado el buque que hoy manda, en los derroteros tanto de la marina inglesa como de la española, se consignan.

La situación del “Helios”
Hállase este buque sobre un banco de piedra frente a los baños de Guardia Viejas.
Con cargamento de carbón de Cardiff, dirigíase a Génova, cuando en la noche del jueves próximo pasado, haciendo rumbo desde Sacratif a la punta del Sabinal, o en términos marinos SE/E 1/2E, muy metido en tierra, de la que dista unas tres millas, dio con sus fondos sobre los referidos bajos, practicándosele una avería de consideración en el casco, pues a los pocos momentos se inundaron
sus departamentos interiores, cuartos de máquina y bodegas, hasta más de la mitad de su altura. Sin embargo, como el “Helios” es un buque de alto bordo, han quedado en seco las primeras bodegas y las cámaras.
El buen tiempo reinante a su vez, ha contribuido a que el buque se mantenga firme, si bien no hay esperanzas de poder salvar, pues la avería debe ser importante, y en cuanto recale el poniente, el temporal le hará oscilar y a los choques quedará destrozado en pocas horas. Encuéntrase situado el buque, como ya digo, a unas tres millas de la costa, proa a Sabinal, en el lugar designado por los marinos y en los derroteros, con el nombre de Culo de Perro…

Operaciones de salvamento
Uno de los primeros que acudieron al lugar del naufragio, fue nuestro amigo el Sr. Benet, Cónsul de Inglaterra en Adra, el cual, auxiliado de sus operarios y de una brigada de jornaleros, procedió con urgencia al salvamento de las provisiones, que eran por cierto muy abundantes, y al de los efectos de bordo, cordelaje, calabrotes, hierros, etc. operación que aún continúa, pues se está desarmando la cámara, cuya vista ofrece en este momento una impresión triste, al verla desmantelada.
Desde que fondearon el vapor Numancia y la balandra Joaquina, se está trasbordando el carbón que constituye la carga del Helios. No se podrá salvar más que una parte insignificante de la misma…”

Al día siguiente el diario continuaba comentando este tema:

“Náufragos”
Según noticias recibidas ayer, los náufragos del magnífico vapor inglés Helios, perdido frente a Balerma, han desembarcado ya en Adra, incluso el capitán Mr. Jonhson.
Desde este puerto, por cuenta del Almirantazgo inglés, serán transportados a sus respectivas localidades, en el primer buque de vapor que zarpe con rumbo a Inglaterra.
A bordo del Helios sólo han quedado el piloto, el primer maquinista y el cocinero, continuando las operaciones de salvamento de efectos y del cargo.
Del buque, abandonado por la casa armadora y el capitán, se ha hecho cargo el representante del “Lloyd inglés” Sr. González Canet, a cuyo efecto marcharon anteayer los Sres. González Egea y Romero.


El 5 de octubre de 2011 un equipo formado por Íñigo Casteres y otros dos buzos ha visitado este pecio. Íñigo nos da la siguiente información:

El barco está en posición de navegacion a un fondo máximo de -62m y una minima de -50m, esta en rumbo 340º (osea casi apuntando al norte), la proa esta derruida, pero el resto del casco se conserva bien.
Tiene alguna red enganchada en las bandas, pero no cubren la cubierta y se pueden apreciar lo que parecen ser calderas.
En cuanto a la inmersión, fuimos 3 buzos. Bajamos con un Trimix hipóxico como gas de fondo, y 3 mezclas descompresivas, Trimix 35/25(35% de O2, 25% de Helio), Nitrox 50 y O2.

(Agradecer a Ínigo, de XtremeDive, su colaboración en completar la información de este post.)

Los GEAS forman a 15 bomberos para efectuar rescates en pantanos, balsas y aguas de escasa visibilidad

El curso ha dado inicio este lunes como parte del Plan Agrupado de Formación de la institución
03.10.11 – 14:06 – EUROPA PRESS | ALMERÍA

Especialistas del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) participan en la formación de una quincena de bomberos de la provincia de Almería, concretamente de los parques de Levante y Poniente, con el fin de que adquieran la formación necesaria para efectuar rescates en aguas de escasa visibilidad como pantanos o balsas de riego.
Según explica la Diputación Provincial de Almería en una nota, el curso ha dado inicio este lunes como parte del Plan Agrupado de Formación de la institución y a su inauguración han asistido el presidente del Consorcio de Bomberos del Poniente almeriense, Francisco Lirola, la diputada de Personal y Régimen Interior, Dolores Martínez, y el diputado de Consorcios, José Amat.
El curso consiste en 35 horas lectivas que recogen teoría y práctica. Mientras que las lecciones teóricas se impartirán en el aula del Parque de Bomberos del Poniente, las clases teóricas se van a impartir en el Puerto de Almería, en Almerimar y en el Pantano de Benínar. Gracias a los contenidos de este curso los bomberos aprenderán a buscar personas y vehículos hundidos en aguas estancas o en puertos.
“Es un curso fundamental, ya que generalmente los cuerpos de bomberos son los primeros en llegar al lugar del siniestro y esos primeros minutos son fundamentales para rescatar con vida a los accidentados”, valoran desde el ente supramunicipal.

Fuente: ideal.es