Erradican un alga invasora en el parque natural de Cabo de Gata

Había afectado a las praderas de Posidonia y se detectó a 24 metros de profundidad

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha erradicado una población incipiente del alga invasora ‘Caulerpa racemosa‘ detectada a 24 metros de profundidad del litoral de Punta Javana, una de las reservas integrales del parque natural de Cabo de Gata-Níjar. Los trabajos para eliminar esta especie exótica se han realizado a través de proyecto Life-Posidonia Andalucía, en el que se incluye un conjunto de actuaciones entre las que destaca el seguimiento y control de especies de macroalgas exóticas invasoras en las praderas de Posidonia oceánica.

Una vez detectada la mancha del alga invasora, los técnicos de la Consejería señalizaron la zona y realizaron las labores de erradicación con un aspirador submarino de boca muy pequeña y un colector de malla ultrafina destinado a extraer todas las plantas sin riesgo de escape. Los últimos controles realizados para conocer el estado actual de la invasión de ‘Caulerpa racemosa’ han puesto de manifiesto que ya no hay presencia de esta especie.

El incremento de especies exóticas en aguas europeas es continuo siendo especialmente relevante en el mar Mediterráneo, considerado como un punto caliente de macroalgas marinas exóticas. Aunque se conocen varios cientos de especies marinas invasoras en Europa, en Andalucía no pasan de la veintena.

El alga, considerada como una de las diez especies con mayor carácter invasor en Europa, llegó a las costas andaluzas en 2008, donde se está extendiendo rápidamente. Esta especie tropical entró por el Canal de Suez, y se conoce desde 1926 en el Mediterráneo, en Túnez, aunque hasta los años 90 del siglo XX no tuvo carácter invasor. Desde entonces, se ha extendido por la cuenca oriental, por las costas italianas y españolas, incluidas Cataluña, Baleares y las Comunidades de Valencia y Murcia, para llegar a Andalucía hace ya cinco años.Muchas de las Áreas Marinas Protegidas de Andalucía se han visto afectadas por la introducción de especies exóticas invasoras como ha ocurrido en el LIC de los fondos marinos del Levante almeriense.

 

Fuente

Se interviene una embarcación y gran cantidad de material de pesca deportiva

Las Unidades de actividades subacuáticas (GEAS) incautaron una embarcación deportiva, 6 botellas de buceo, 2 fusiles de pesca submarina, así como gran cantidad de objetos, en las proximidades del Parque Natural de Cabo de Gata (Almería)
13/08/2013

Las Unidades de actividades subacuáticas (GEAS) también tienen como misión específica el desarrollo de las funciones que se encomiendan a la Guardia Civil relacionadas con el medio acuático y subacuático y como misiones específicas, entre otras, velar por el cumplimiento de la normativa y disposiciones vigentes relacionadas con la realización de actividades subacuáticas.

En el desarrollo de estas funciones, llega a conocimiento de los agentes integrantes del GEAS de la Comandancia de Almería, la actividad desarrollada por varias personas en las proximidades del Parque Natural de Cabo de Gata, donde haciendo uso de fusiles de pesca y de botellas de buceo autónomo, efectúan pesca ilegal tanto durante el día como de noche.
Para comprobar estos hechos, los agentes del Grupo de Especial de Actividades Subacuaticas llevan a cabo un dispositivo de vigilancia y control en la zona, comprobando los movimientos realizados por dos embarcaciones.
En la inspección realiza el pasado día 5 por la Guardia Civil en ambas embarcaciones, los agentes comprueban que las tres personas identificadas portaban un total de 6 botellas de buceo, arpones, fusiles, cuchillos de buceo, así como el resto del material necesario para la práctica del submarinismo.
Los agentes de la Guardia Civil comprueban la forma de actuar de las tres personas identificadas, verificando que las dos embarcaciones se hacen a la mar desde puntos diferentes de la costa, para confluir en un punto acordado, donde una transporta los útiles de pesca submarina y una nevera de grandes dimensiones, y la segunda embarcación porta el material de buceo autónomo.
Una vez dos de los identificados efectúan la inmersión, una embarcación queda en la zona de apoyo, mientras que la otra se aleja lo suficiente con el resto del material de buceo, como botellas y reguladores, para que en caso de inspección no puedan ser relacionarlos. Continue reading