Helios – Vapor hundido en Almerimar (El Ejido, Almería)

El 14 de febrero de 1891, el vapor “Helios” embarrancaba frente al actual Almerimar. La “Crónica Meridional” del día 18 informaba del suceso:

EL NAUFRAGIO DEL “HELIOS”.
 

…Atentamente invitado por el gerente de la casa armadora del vapor Numancia, nuestro amigo D. Joaquín Acuña, pasé a bordo de dicho buque que zarpó anteanoche de ese puerto con rumbo a este golfo, en el que fondeamos en la madrugada de ayer, después de una travesía algo penosa por efecto de la gruesa marejada del SE reinante.

El Numancia dio remolque a la magnífica balandra Joaquina, propiedad del Sr. Ortuño y ambos se atracaron a los costados del Helios con el fin de proceder al salvamento de su carga.

El “Helios”
Es este un hermoso buque de 1.249 toneladas de registro, de la matricula de Hull (Inglaterra) propiedad de los Sres. H. Brig. Sons y Compañía, de aquella plaza…
La cámara de popa es espaciosa y elegante, construida de excelentes maderas y aderezada confortablemente. Es un buque completamente nuevo, resistente y de vapor. Costó según mis noticias, más de dos millones a sus armadores. Está tripulado por treinta expertos marinos, bajo el mando del Capitán Thomas J. Jonhsone que es un hombre normal y cuya fisonomía no revela inteligencia superior, el cual a pesar de sus treinta años de navegación, sin que le haya ocurrido otro percance igual, ha demostrado en esta ocasión no conocer muy prácticamente nuestra costa, pues si bien en las cartas marítimas no figuran los bajos de piedra en que ha encallado el buque que hoy manda, en los derroteros tanto de la marina inglesa como de la española, se consignan.

La situación del “Helios”
Hállase este buque sobre un banco de piedra frente a los baños de Guardia Viejas.
Con cargamento de carbón de Cardiff, dirigíase a Génova, cuando en la noche del jueves próximo pasado, haciendo rumbo desde Sacratif a la punta del Sabinal, o en términos marinos SE/E 1/2E, muy metido en tierra, de la que dista unas tres millas, dio con sus fondos sobre los referidos bajos, practicándosele una avería de consideración en el casco, pues a los pocos momentos se inundaron
sus departamentos interiores, cuartos de máquina y bodegas, hasta más de la mitad de su altura. Sin embargo, como el “Helios” es un buque de alto bordo, han quedado en seco las primeras bodegas y las cámaras.
El buen tiempo reinante a su vez, ha contribuido a que el buque se mantenga firme, si bien no hay esperanzas de poder salvar, pues la avería debe ser importante, y en cuanto recale el poniente, el temporal le hará oscilar y a los choques quedará destrozado en pocas horas. Encuéntrase situado el buque, como ya digo, a unas tres millas de la costa, proa a Sabinal, en el lugar designado por los marinos y en los derroteros, con el nombre de Culo de Perro…

Operaciones de salvamento
Uno de los primeros que acudieron al lugar del naufragio, fue nuestro amigo el Sr. Benet, Cónsul de Inglaterra en Adra, el cual, auxiliado de sus operarios y de una brigada de jornaleros, procedió con urgencia al salvamento de las provisiones, que eran por cierto muy abundantes, y al de los efectos de bordo, cordelaje, calabrotes, hierros, etc. operación que aún continúa, pues se está desarmando la cámara, cuya vista ofrece en este momento una impresión triste, al verla desmantelada.
Desde que fondearon el vapor Numancia y la balandra Joaquina, se está trasbordando el carbón que constituye la carga del Helios. No se podrá salvar más que una parte insignificante de la misma…”

Al día siguiente el diario continuaba comentando este tema:

“Náufragos”
Según noticias recibidas ayer, los náufragos del magnífico vapor inglés Helios, perdido frente a Balerma, han desembarcado ya en Adra, incluso el capitán Mr. Jonhson.
Desde este puerto, por cuenta del Almirantazgo inglés, serán transportados a sus respectivas localidades, en el primer buque de vapor que zarpe con rumbo a Inglaterra.
A bordo del Helios sólo han quedado el piloto, el primer maquinista y el cocinero, continuando las operaciones de salvamento de efectos y del cargo.
Del buque, abandonado por la casa armadora y el capitán, se ha hecho cargo el representante del “Lloyd inglés” Sr. González Canet, a cuyo efecto marcharon anteayer los Sres. González Egea y Romero.


El 5 de octubre de 2011 un equipo formado por Íñigo Casteres y otros dos buzos ha visitado este pecio. Íñigo nos da la siguiente información:

El barco está en posición de navegacion a un fondo máximo de -62m y una minima de -50m, esta en rumbo 340º (osea casi apuntando al norte), la proa esta derruida, pero el resto del casco se conserva bien.
Tiene alguna red enganchada en las bandas, pero no cubren la cubierta y se pueden apreciar lo que parecen ser calderas.
En cuanto a la inmersión, fuimos 3 buzos. Bajamos con un Trimix hipóxico como gas de fondo, y 3 mezclas descompresivas, Trimix 35/25(35% de O2, 25% de Helio), Nitrox 50 y O2.

(Agradecer a Ínigo, de XtremeDive, su colaboración en completar la información de este post.)

Posición de la organización Oceana sobre los pecios como arrecifes artificiales

Ver el documento PDF

La utilización de buques para la creación de arrecifes artificiales ha sido

una práctica muy generalizada en algunos países; principalmente, Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia o Nueva Zelanda.
En la mayoría de los casos, estos pecios hundidos intencionalmente han sido destinados como atractivo turístico para el submarinismo. En otras ocasiones, se ha combinado su función recreativa con la de regeneración artificial en zonas deterioradas, propiciando estructuras
sobre los que pudieran desarrollarse animales, plantas y comunidades que necesitan sustratos duros para su fijación.
Esta práctica ha estado llena de sombras y luces, ya que, en algunas ocasiones, los pecios utilizados no tenían las características más óptimas para estos propósitos por no haber sido propiamente limpiados de componentes tóxicos o por ser situados sin ningún tipo de criterio
ambiental. Tampoco existe un consenso científico sobre las ventajas que pueden ofrecer desde un punto de vista de recuperación del medio ambiente deteriorado, puesto que en muchas ocasiones no se ha realizado un seguimiento del impacto, ya sea positivo o negativo, que estas estructuras ofrecen. Continue reading

Carmen de Panamá (Punta de la Loma Pelada)

Dejamos el coche en un punto de la pista de tierra que une los Escullos con San José por la costa. Con el equipo ligero a la espalda bajamos por una rambla que nos lleva a Cala Chica. Desde allí iniciaremos el recorrido costeando hasta nuestro destino: la Punta de la Loma Pelada. Nos encontramos en zona de reserva integral (Zona A), una de las seis zonas de especial protección dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, donde no se permite fondear embarcaciones, pescar o practicar submarinismo con botellas. Nos llama la atención la gran cantidad de chapapote y de basuras traídas por el mar que llenan las calas por las que pasamos.

El ‘Carmen de Panamá’ era un carguero de unas 5 o 6 toneladas de carga útil que se fue a pique en 1975. Los restos que quedan están dispersos por la zona. Podemos encontrar planchas, tubos y otras partes del carguero diseminadas por el fondo marino, algo que parece una botella industrial de gas a presión, el bloque motor y la hélice unida al eje. La hélice se encuentra a unos 4 metros de profundidad y el bloque motor muy poco más profundo. Las demás partes del pecio si pueden estar a unos 6-8 metros.

Preguntando a gente de la zona nos dicen que una de las teorías del hundimiento es que  el capitán del barco se había emborrachado, lo que unido al mal tiempo fueron la causa de que el barco se acercara demasiado a la costa y que el casco golpease con cualquiera de las rocas sumergidas tan frecuentes en la zona. Otra teoría dice que  fue hundido a posta para intentar cobrar el dinero del seguro.

El Defensor del Pueblo tuvo que intervenir para que Trabajo investigara al delegado de la Junta en Madrid

La inspección de Trabajo no quería investigar una denuncia relativa a la contratación irregular que Julián Martínez, novio de la exministra Aído, hizo de unos buzos para una prospección arqueológica

El actual delegado del Gobierno Andaluz en Madrid y novio de la ex ministra Bibiana Aído, Julián Martínez, sólo fue investigado por la contratación irregular de unos buzos para una prospección arqueológica en Almería, a instancias del Defensor del Pueblo, ya que la Inspección de Trabajo en esta provincia se negaba a hacerlo.

Los hechos sucedieron cuando Martínez fue encargado de dirigir la prospección que se realizó en Playa Galera en 1989 en relación al descubrimiento de una galeota que realizó José Santos Urquiza Cabo. Para ese trabajo encargado por la Junta de Andalucía, para el que propio Martínez reconoce que recibió dos subvenciones de la administración autonómica, una de 1.640.000 pesetas y otra de 4.739.500  pesetas.

Martínez fue denunciado en 1990 ante la Inspección de Trabajo por no tener contratados legalmente a los cinco buzos que participaron en los trabajos, pero ésta se negó a investigar el asunto de un modo bastante peculiar. En vez de abrir un expediente y estudiar lo expuesto, el jefe de la Inspección, Valentín Solís, respondió que la denuncia debía ir avalada por una sentencia en ese sentido. Es decir que primero tenía que ser la sentencia y luego la investigación.

Continue reading

La Junta de Andalucía no responde sobre dos subvenciones que le otorgó al novio de la ex ministra Aído

Tampoco informa del destino dado a unos bienes arqueológicos de los que Julián Martínez se encargó de hacer la prospección en Playa Galera


Un escrito con fecha de registro del 22 de abril de 2009 y otro de siete de mayo de ese mismo año, presentados en la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía por José Santos Urquiza Cabo, y sin respuesta a fecha actual según le consta a Noticias de Almería, son la última reclamación para que la administración autonómica informe sobre dos subvenciones entregadas al novio de la ex ministra Bibiana Aído en 1989-1990 sin que a estas alturas haya respondido.

Estos dos últimos escritos han sido dirigidos a la delegada Yolanda Callejón, que por el momento mantiene la callada por respuesta.

Julián Martínez García, que ejerce como delegado de la Junta de Andalucía en Madrid desde que su pareja fue nombrada ministra del presidente Rodríguez Zapatero y fue trasladada a la capital del Estado, fue el director de la prospección arqueológica que tuvo lugar de agosto a octubre de 1989, tras haber sido descubierta una galeota hundida en la Playa de la Galera.

El descubrimiento lo habían hecho entre otros José Santos Urquiza Cabo en 1980, siendo la arqueóloga y sargento reservista de la Armada, Juana María López Pérez, quien investigó para poner nombre y apellidos al barco hundido en la costa almeriense hace casi 300 años.

Continue reading