Pascal Bernabé: Record mundial de profundidad con escafandra autónoma en 2005

El francés Pascal Bernabé es un especialista en inmersiones a grandes profundidades, tanto en mar libre como en ríos subterráneos, entre otros, en 1988 el de la Fontaine de Vaucluse (nacimiento del río Sorgue), en donde sus indicadores de profundidad quedaron bloqueados a -200 m. y siguió descendiendo durante 4 minutos, por lo que piensan que llegó a -250 m. Al año siguiente, en la zona del Languedoc-Rosellón, también en espeleología submarina, baja al Foux du Mas Barnal, -163 m. y un recorrido de 370 m. dentro del agua y los mismos al regresar.

En 2004, frente a la Costa Brava, a unos 8 kilómetros de la costa, prepara una inmersión a – 320 m. pero el mar se embravece, con olas entre 1 y 2 m. y le hace desistir del intento.
Finalmente el 5 de julio de 2005, frente a las costas de Córcega, las condiciones meteorológicas le permiten intentar el descenso, pero, llegados a este punto, dejemos que sea él quién nos haga el relato de su inmersión.

pascal_bernabe

Martes 5 de Julio 2005 Propiano/Córcega, 9h de la mañana

“Hace años que espero este momento: estoy sentado confortablemente en la embarcación del club U-Levante de Denis Bignand. ¡Bajo mis aletas, tocando el agua, 400 m. de profundidad! Las aguas del Valinco están tranquilas. ¡Es inesperado! ¡Hemos tenido que aplazar tan seguido esta inmersión a causa del viento!
La realización de esta inmersión se había convertido en una obsesión, una idea fija.

A poca distancia, se puede distinguir sobre la costa, Porto Polo. A mis pies, la gran boya azul a la que está fijada la cuerda de 350 m., con un lastre de 50 Kg., que se hunden hacia el abismo…. I que me espera. Lástima de esta bola en el estómago que no desaparece a pesar de la relajación, una respiración tranquila y por encima de todo, las buenas condiciones. A mi alrededor, el equipo de afana; Hubert, François, Tono Christina, Sophie, Frank y Denis del U-Levante. Ya he unido mi viejo bi de 18 litros con uno de 7 litros más, para mi traje estanco y unos flotadores dobles muy compactos.

He reducido el material al mínimo, con el fin de disminuir los riesgos de error y de confusión, allí en el fondo.

Únicamente las cantidades de gas han sido “sobredimensionadas”. Mi obsesión ha sido siempre el que me pueda faltar.
Continue reading

Sylvia Earle, TED prize 2009, habla sobre el deterioro y la protección de los océanos


La legendaria oceanógrafa Sylvia Earle comparte impresionantes imágenes del océano -así como también impactantes resultados estadísticos de su rápido deterioro- mientras pide su deseo para el TED Prize: Que todos nos unamos a a ella en la protección del vital corazón azul del planeta.

Subtítulos disponibles en español.

Cien años de Cousteau: el hombre que nos enseñó el fondo del mar

La genialidad es relativamente frecuente. Relativamente. Lo que es menos frecuente es que esa genialidad vaya acompañada de carisma, capacidad de comunicación y, lo que es más importante, deseo de hacerlo. De vez en cuando, no obstante, surge en algún campo de la ciencia un genio que no sólo es un gran estudioso y teórico, sino que además sabe divulgar los avances y los conocimientos que adquiere, entusiasmando al público y haciendo que temas habitualmente áridos estén en boca de todos. Jacques-Yves Cousteau era uno de esos genios.

Nació hace hoy cien años en un pueblecito de la Gironda, en el sur de Francia. Curiosamente su interés por el mar sólo comenzó cuando un accidente de tráfico cortó de raíz sus aspiraciones como piloto de combate. Sus primeras obras audiovisuales datan de los años cuarenta, cuando desarrolló junto con el ingeniero Léon Vèche la primera caja submarina para cámaras, pero aquella por la que todo el mundo le recuerda es La Odisea Submarina del Comandante Cousteau, una coproducción franco-estadounidense que le reportaría fama internacional, y que fue el origen de su famosísimo gorro rojo.

No obstante, ya lo hemos dicho: Cousteau no sólo fue un gran divulgador, sino también un gran científico. Desarrolló junto a Émile Gagnan la primera escafandra autónoma, o aqualung, y predijo correctamente la utilización de «algo parecido al sónar» por parte de los cetáceos para orientarse.

Hoy, su legado sigue vivo a través de la Fundación Cousteau, que, presidida por su viuda, Francine, vela por que las futuras generaciones puedan descubrir las maravillas del mundo submarino como a nosotros nos las mostró Jacques-Yves Cousteau.



Vía: alt1040